La Almadraba de Zahara


La Almadraba de Zahara: Un arte de pesca con historia

La Almadraba de Zahara de los Atunes es una de las cuatro que aún se conservan en la provincia de Cádiz, junto con las de Barbate, Tarifa y Conil de la Frontera.

Almadraba Según dice la historia, hace siglos, concretamente
en el Siglo XIII, el Rey Sancho IV, hijo de Alfonso X
El Sabio, reinaba por entonces en Castilla y, en
1294, otorgó el privilegio de la pesca del atún a
Guzmán El Bueno, fundador de la casa de Medina
Sidonia. Este privilegio pasó a sus descendientes,
los Duques de Medina Sidonia y de ahí viene el
nombre de una de las almadrabas de Zahara de los Atunes.

El Duque de Medina Sidonia embarcaba frecuentemente y era buen conocedor de los trabajos propios de la pesca de almadraba. Acudía frecuentemente con su familia alojándose en el denominado Palacio de Pilas.

Esta forma de pesca, que duraba entre algo alrededor de dos meses, contribuía en mucho al pago de las deudas que se pagaban en la pesquería cada año.

Los datos indican que allá por el Siglo XVI eran capturados unos 50.000 atunes cada año utilizando el arte de pesca de almadraba.


La Almadraba de Zahara

Hay que saber que este tipo de pesca daba trabajo a mucha gente además de a los pescadores. Por ejemplo, vivían de ella, los que reparaban y tejían las redes. Los que construían las barcas o apañaban las estropeadas. Los que reparaban los calzados de los pescadores y los toneleros que construían barriles de madera.

En cuanto a los pescadores que realizaban este tipo de pesca, solían provenir de la provincia de Huelva que eran reclutados antes de que llegara la primavera.

La Almadraba servía como almacén para el trigo, la carne, las legumbres y el vino con el que se alimentaba a los trabajadores. Además, en la Almadraba había una panadería, una lavandería y una taberna.

Las Almadrabas que se consideran más importantes son las de Zahara y Conil de la Frontera, situadas frente al Estrecho.

 

 

Deja un comentario